jueves, 22 de octubre de 2009

Guitarras pampeanas


Las voces del desierto pampeano caminan en la forma de las piedras que abrazan el mediodía en el sonido de un arroyo para hacer vibrar las cuerdas del viento.

Los pensamientos de los pájaros inundan la relación geométrica de los árboles que olvidan de sus piés el vuelo del cielo.

Una rana se protege del calor debajo de una piedra y pasa a formar parte de la liturgia del pasto que crece entre los caminos. Los caminos llegan a la orilla de una laguna que esconde las voces sumergidas de un río para hablar en ciertas noches depejadas sobre historias de pobladores antiguos cuando el ñandú y el puma inspiraban al rasguido de una guitarra que era espejo de la nubes.